DONDE UNA PERSONA SUFRE, JESÚS SE HACE CARGO

papaperspectva

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 9 de agosto del 2017.- Durante la Audiencia General de hoy, el Papa Francisco enfatizó la actitud diversa de Jesús al acercarse a todos los excluidos para sanarlos y acompañarlos,

Donde una persona sufre, Jesús se hace cargo, expresó, y comparte ese dolor humano, pues el corazón de Jesús es misericordioso, “él siente estremecer sus vísceras” cuando ve que alguien sufre.

“Es por esto que Jesús abre los brazos a los pecadores. Cuanta gente perdura también hoy en una vida equivocada porque no encuentra a nadie disponible a mirarlo o verlo de modo diverso, con los ojos, mejor dicho, con el corazón de Dios, es decir, mirarlos con esperanza. Jesús en cambio, ve una posibilidad de resurrección incluso en quien ha acumulado tantas elecciones equivocadas. Jesús siempre está ahí, con el corazón abierto; donando esa misericordia que tiene en el corazón; perdona, abraza, entiende, se acerca… ¡Eh, así es Jesús!”.

Recordó que cuando Jesús le perdonó los pecados a un hombre que sufría, los escriban se escandalizaron.

“Es entonces que algunos escribas – aquellos que se creen perfectos: yo pienso en tantos católicos que se creen perfectos y desprecian a los demás… es triste esto – algunos escribas allí presentes se escandalizan por las palabras de Jesús, que suenan como una blasfemia, porque sólo Dios puede perdonar los pecados”.

“Así los pecadores son perdonados. No solamente son consolados a nivel psicológico: el perdón nos consuela mucho, porque son liberados del sentimiento de culpa. Jesús hace mucho más: ofrece a las personas que se han equivocado la esperanza de una vida nueva. “Pero, Señor, yo soy un trapo” – “Pero, mira adelante y te hago un corazón nuevo”. Esta es la esperanza que nos da Jesús. Una vida marcada por el amor. Mateo el publicano se convierte en apóstol de Cristo: Mateo, que era un traidor de la patria, un explotador de la gente. Zaqueo, rico corrupto: este seguramente tenía un título en coimas, ¿eh?, Zaqueo, rico corrupto de Jericó, se transforma en un benefactor de los pobres. La mujer de Samaria, que tenía cinco maridos y ahora convive con otro, recibe la promesa del “agua viva” que podrá brotar por siempre dentro de ella. (Cfr. Jn 4,14). Y así, cambia el corazón, Jesús; hace así con todos”.

Para terminar, dijo que Dios no elige a las personas que no se equivocan jamás, pues la Iglesia es un pueblo de pecadores que experimentan la misericordia y el perdón de Dios.

Equipo Editorial de Pastoral Siglo XXI