LA IGLESIA NO NECESITA DINERO SUCIO, SINO CORAZONES ABIERTOS A LA MISERICORDIA DE DIOS.- PAPA FRANCISCO

papa a

Ciudad del Vaticano (www.pastoralsiglo21.org) 2 de marzo del 2016.- En la Audiencia General de hoy en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco dijo que la Iglesia no necesita dinero sucio, sino corazones abiertos a la misericordia de Dios.

“Pienso en algunos benefactores de la Iglesia que vienen con sus ofrendas: “Tome para la Iglesia esta ofrenda”, ¡es fruto de la sangre de tanta gente explotada, maltratada, esclavizada con el trabajo mal pagado! Yo diré a esta gente: “Por favor, llévate tu dinero, quémalo”. El pueblo de Dios, es decir, la Iglesia, no necesita dinero sucio, necesita de corazones abiertos a la misericordia de Dios. Es necesario acercarse a Dios con manos purificadas, evitando el mal y practicando el bien y la justicia”, expresó.

A Dios, dice el profeta Isaías, no le agrada la sangre de toros y de corderos, sobre todo si la ofrenda es hecha con las manos manchadas por la sangre de los hermanos, dijo.

Piensen en tantos prófugos que desembarcan en Europa y no saben a dónde ir, prosiguió. Entonces, dice el Señor, los pecados, incluso si fueran como la escarlata, se harán blancos como la nieve, y cándidos como la lana, y el pueblo podrá nutrirse de los bienes de la tierra y vivir en la paz.

Dijo que este es el milagro del perdón que Dios; el perdón que Dios como Padre, quiere donar a su pueblo. La misericordia de Dios es ofrecida a todos, y estas palabras del profeta valen también hoy para todos nosotros, llamados a vivir como hijos de Dios.

Durante su primera Audiencia General de marzo, el Santo Padre habló sobre el primer capítulo del profeta Isaías, en el que el Señor, como padre afectuoso, pero también atento y severo, se dirige a Israel acusándolo de infidelidad y corrupción para hacerle regresar al camino de la justicia.

Al ver que su pueblo se ha rebelado contra Él, Dios lo invita a regresar, “jamás,  jamás nos repudia”, y esta pertenencia debería ser vivida en la confianza y en la obediencia, con la conciencia que todo es un don que viene del amor del Padre. “En cambio, está ahí la vanidad, la necedad y la idolatría”.

Por Rocío Díaz

Be the first to comment on "LA IGLESIA NO NECESITA DINERO SUCIO, SINO CORAZONES ABIERTOS A LA MISERICORDIA DE DIOS.- PAPA FRANCISCO"

Leave a comment