SE LLEVAN A CABO ORDENACIONES

ordi

“Dios mío vengo para hacer tu voluntad”.

Monterrey, N.L. (www.pastoralsiglo21.org) 26 de enero 2017. “La vocación de un sacerdote consiste en la coincidencia de tres voluntades, primero la voluntad de Dios, segundo la voluntad de la Iglesia expresada a través del Obispo y de quienes colaboran con él en la formación y en tercer lugar la voluntad de los candidatos”, expresó el Arzobispo de Monterrey en la homilía durante las ordenaciones del Diacono David Jasso y los presbíteros Francisco Villa y Samuel Meléndez.

Mons. Rogelio invitó a todos los presentes a cumplir siempre con la voluntad de Dios: “Hay una manera que voluntad del ser humano llegue a su mejor expresión, que alcance su grandeza y se dignifique, cumplir la voluntad de Dios, porque la voluntad de Dios, no es otra que la de nuestro propio bien, cuando Dios ha expresado su voluntad lo que quiere es engrandecernos a nosotros, así lo expresó en la primera revelación del Sinaí, cuando nos dio los diez mandamientos”.

“El que es diacono, el presbítero como los obispos estamos llamados a hacer la voluntad de Dios, no hay otra tarea, ni otra razón de ser que cumplir la voluntad de Dios y un sacerdote y un diacono siempre deben preguntarse cada día, que es lo que Dios quiere que sea, que es lo que Dios quiere que haga”, añadió.

El Arzobispo invitó a David, Samuel y Francisco a que la conducta de ellos siempre sea guiada en base a el Evangelio, la Eucaristía y según los pobres.

Finalmente, Mons. Rogelio pidió orar por estos hermanos nuestros para que siempre hagan la voluntad de Dios.

El Padre Samuel fue nombrado Vicario parroquial en la comunidad de San Lucas Evangelista y el Padre Francisco Villa en la comunidad Santísimo nombre de Jesús.

Por. Juan Pablo Vázquez Rodríguez